«Cada vez trabajamos más por menos y tenemos menos derechos»

0

sergio c. fanjul

Sergio C. Fanjul (Oviedo, 1980) aparece en el Carrefour de Lavapiés, barrio que se enfrenta a un temido proceso de gentrificación de la mano de AirBnb. Antes de sentarnos a hablar sobre su último libro, ‘Pertinaz freelance’ (Visor, 2016), me hace una foto para el álbum ‘Encuentros con la cultura en el Carrefour de Lavapiés’, un proyecto personal (y decididamente particular) que retrata a los artistas en su grado máximo de cotidianidad entre descuentos, ofertas del día y marcas blancas. «Creo que soy la evolución natural de Gloria Fuertes. Ella era la poeta más querida de Lavapiés. Yo el poeta más querido del Carrefour de Lavapiés», escribió en su muro de Facebook. No es raro que se lo encuentren por los pasillos.

En su día, Sergio (también conocido como Che Peligro) se licenció en Astrofísicas pero, entre unas cosas y otras, acabó atrapado por otro universo: el de la literatura y el periodismo. Ahora se dedica a acudir donde sea necesario: a Benidorm, a entrevistar a un experto de la procrastinación o a ruedas de prensa. Su prosa es característica, ágil e ingeniosa y desprende ese costumbrismo de barrio que describe pasacalles del Año Nuevo chino en Usera. Con ‘Pertinaz freelance’, accésit del Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma y dedicado parcialmente a Mark Zuckerberg, la poesía se enfoca en esos jóvenes (y no tan jóvenes) buscavidas, que van tirando con encargos que salen, curran desde casa y se organizan semanas en Google Calendar entre citas con Hacienda y clientes, a golpe de clics y facturas y monitorizando su propio negocio desde un smartphone.

sergio c. fanjul

Nadie, nunca, antes, le dedicó un poema a Alicia en el país de las redes sociales. Nadie había escrito un manifiesto freelance:

[…] No nos conocemos a nosotros mismos ni nos conocemos entre nosotros. De nuestros amos, la voz telefónica y los céntimos de cobre. […] No tenemos patria, ni dios, ni sindicato. […] Lo inundaremos todo como una masa informe, viscosa, translúcida que al menos tiene la suerte de marcar sus propios horarios laborales. Modernos, cada vez menos jóvenes e independientes. Freelancers calvos, freelancers jubilados, freelancers con trillizos […] Invadimos las cafeterías con nuestras herramientas informáticas […] Da igual que todo arda: […] [con]nuestro inglés nivel medio y nuestro francés leído, sobre todo, con nuestros precios bajos, construiremos un mundo nuevo, sin contratos fijos, pero sin patrones. No nos vendemos: nos alquilamos por unas migajas de prestigio. Este es nuestro precario orgullo. (Por cierto, soy rápido, soy limpio y ando disponible).

Recordemos el lema del emprendedor: ¡tú eres tu propio jefe! Decido que la pregunta inicial sea la que desvele el enigma que nos asalta a veces: ¿Cómo es la rutina de alguien que es a la vez gerente y empleado? Me responde entre risas que la rutina del freelance es la ausencia de rutina. Sergio combina los menús del día de los grasabares con la cocina chinoespañola, tan rica en glutamato —droga a la que se confiesa adicto—, va a un gimnasio lowcost y cambió el trabajo en casa por un coworking, espacio al que los autónomos acuden para trabajar lejos de las distracciones domésticas. Para rematar el día intenta «enganchar algún canapeo, que son fundamentales para el freelance, aunque con la crisis ya no hay tantos. En inauguraciones, exposiciones… ¡Nunca sabes dónde va a aparecer alguno!».

Entre encargo y encargo, ¿de dónde sacas el tiempo para escribir poesía?

A mí los poemas se me ocurren mientras voy por la calle. Me gusta mucho pasear, y me vienen ideas en esos ratos. También me inspiran mucho algunos estados de Facebook. No podría escribir una novela porque requiere mucha disciplina, se me da mejor ir escribiendo lo que se me ocurre que, a veces, es hasta ingenioso. Al final, es lo de siempre: escribir lo que a uno se le viene a la cabeza: en una servilleta, mientras toma un café, en la mesa de la cocina o mientras pasea.

¿Cuándo empezaste a escribir?

Empecé a escribir en serio con 18 años, más o menos. Yo quería escribir prosa, me gustan mucho los relatos. Pero cuando fui Premio Asturias Joven de Poesía [por ‘Otros demonios’, editado en 2009 por KRK]descubrí que la poesía va más conmigo, por mi carácter perezoso [risas].

¿Qué te gusta leer y quién te ha influido?

Siempre cito a Ángel González como mi referente, por su humor, por su tristeza irónica, porque tiene un estilo claro y porque es paisano mío. También me gustan los poetas con retranca: Quevedo, Nicanor Parra, Oliveiro Girondo. El humor está muy mal visto en la literatura, no sé por qué.

Precisamente, encuentro que tu poemario es un poco tristón.

Pues genera opiniones de lo más variadas. Hay personas a las que les hace gracia, otras lo encuentran deprimente. Me gusta esa dicotomía entre contar historias jodidas y que, a la vez, den risa. Todos tenemos desgracias, sí, pero la gente que no toma distancia con ellas se me hace insoportable. Me gusta sacarles a las tristezas un poco de punta humorística.

sergio c. fanjul

También desprende cierta nostalgia por la juventud perdida.

Es que ya soy, oficialmente, no-joven. Porque dejas de ser joven a los 35, ¿no? [risas]Hay toda una terminología nueva: que si viejóvenes, que si millenials… Y yo no sé muy bien dónde estoy.

Liliana Peligro, tu compañera, se ha encargado de la cubierta del libro. ¿También es freelance?

Sí. Es mi partenaire en el Show Freelance, que es el antiguo Econoshow [el show que representaba el anterior poemario]readaptado con los poemas de este libro. Nos basamos en el trabajo de Accidents Polipoètics; queremos romper con el recital clásico al que la gente va intoxicada, con el cerebro hecho polvo de tanto revisar Twitter y Whatsapp todo el día. Hacemos un Facebook viviente, leemos poemas a dos voces… Es muy divertido y la acogida ha sido muy buena.

¿Hay una ilación temática entre tu anterior poemario ‘La crisis. Econopoemas’ y ‘Pertinaz freelance’?

Los econopoemas hablaban de un modo general de la crisis, del paro, del desánimo… ‘Pertinaz freelance’ habla de facturas, de estar todo el día enganchado a Facebook, de la tristeza de estar en casa, que, quieras que no, eso consume (me vino muy bien empezar a ir al coworking). Y de un trabajo que es impredecible y precario, porque en eso consiste ser autónomo. A menos que factures mucho, claro.

¿Te consideras precario?

Bueno, me gano la vida, pero con todas las limitaciones de un freelance: no tengo bajas ni paro, mi seguridad social me la pago yo… Es una vida de incertidumbre que mucha gente no soporta, aunque yo la disfruto porque no cambio la estabilidad por mi libertad. Cada vez ganamos menos, cada vez trabajamos más, cada vez somos más, cada vez con menos derechos… y lo que es peor, estamos atomizados.

Y de ahí lo de «No nos conocemos a nosotros mismos, ni nos conocemos entre nosotros»… ¿Esa desprotección laboral significa para ti, entonces, el mayor desafío al que se enfrenta un autónomo?

Sí me gustaría que pudiéramos pedir mejores sueldos. Que estuviéramos en condiciones de reclamar condiciones dignas de trabajo, en general. Condiciones que no nos convirtieran en adictos a nuestro propio esfuerzo, que no forcemos nuestro propio límite. Y que se dignificara la figura del que curra desde casa, que parece que está cómodo porque no tiene que desplazarse. Pero ¡trabajar desde casa es jodido! ¿Y qué pasa cuando no tienes nada de trabajo? Además, claro, a ver cómo montamos un sindicato de autónomos. La gente no quiere participar. Ten en cuenta que para muchos ser freelance no es una opción sino una obligación, que muchas veces están pagando por trabajar y que están frustrados. Yo intento con mis poemas que no se sientan tan solos, tan mal; que aprendan a reírse un poco de la situación.

Fotografía del autor: Liliana Peligro ©


Sobre el Autor

Rocío Martínez

Quiero que mi biografía la narre Samuel L. Jackson

Dejar una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: