«Ahora mismo somos el culo de la Kardashian»

0

Ladilla Rusa

Son tan de extrarradio como yo, a pesar de que los tres actualmente vivimos en Barcelona. Pero pasar tu infancia, tu adolescencia y parte de tu juventud en las cloacas de la gran ciudad te aporta una forma de ser que no se agrieta ni que te vayas a vivir a Long Island. Víctor Fernández Clarés y Tania Lozano tienen pinta de Ladilla Rusa desde que se conocieron con 12 años en el Instituto Montserrat Miró de Montcada i Reixac, aunque sus vidas tiraron hacia el camino del periodismo, el cual Víctor ha ejercido en medios como la Cadena Ser y Tania en Rock FM. Como ejemplares periodistas millenials también han trabajado de teleoperadores, azafatas o poniéndole voz a anuncios del metro barcelonés.

Ladilla Rusa está siendo el fenómeno musical petardo del verano español. Con tan solo tres canciones lanzadas, ya han tocado en el Orgullo Gay y se han colado entre las canciones más virales de Spotify en España con ‘Bebo‘. Su electropop costumbrista de extrarradio no podría existir en otro país, igual que el electro-disgusting de Las Bistecs o el folclore de Lola Flores. ‘Estado del malestar’, su primer disco, saldrá entre finales de verano y principios de otoño.

¿Buscáis el entretenimiento por el entretenimiento?

Víctor: El punto de partida es el cachondeo.

Tania: El humor.

V: Aunque una canción como ‘Estado del malestar’ tenga frases de denuncia, está hecha a partir de una sesión de cachondeo.

Vuestro disco precisamente se titulará ‘Estado del malestar’.

T: Pero este estado se refiere más a nuestra resaca que a algo político.

V: Es las dos cosas: el estado en mayúscula y en minúscula.

Pues para mí sois un grupo con mucho contenido político.  Porque os conozco desde hace muchos años y vuestro estilo de vida personal y vuestro trabajo como periodistas siempre se ha basado en apostar por lo escondido más allá del discurso imperante. Los bares a los que vais, los temas de los que habláis o la música que escucháis me parecen una forma de oposición política hecha a partir de la vida cotidiana. Creo que no hace falta que las letras de las canciones sean demasiado reivindicativas para que la cultura haga un papel político. Joder, que sois de extrarradio y lo reivindicáis con orgullo. ¡Si hasta en una canción vais a convertir a las princesas Disney en republicanas!

V: Aunque las canciones que han sonado son bastante petardas, nosotros somos bastante punkis, sí.

Es que lo petardo es una buena manera de reírse de lo establecido.

T: Totalmente.

V: Nosotros siempre hemos pasado un poco de todo, sobre todo de las modas.

T: Yo cada vez más.

V: Hemos escuchado muy pocas radios comerciales y hemos ido a nuestro rollo.

T: Yo debo admitir que en mi adolescencia fui muy de Los 40 Principales. En realidad, no estamos en un lado ni en otro.

Ladilla Rusa

Que en 2017 un grupo catalán haga un homenaje a Los Chichos como habéis hecho en vuestro videoclip de ‘Macaulay Culkin’ también es político.

V: Y para mí también tiene un punto de homenaje a Las Grecas. Nuestra estética busca crear unos personajes y diferenciar un poco la Tania y el Víctor de la calle de Ladilla Rusa.

T: Pero tampoco tenemos una estética definida. No es bueno encasillarse porque luego te cuesta más innovar. En el disco no va a haber una canción igual a la otra.

Os han entrevistado en TV3, un medio público que siempre se ha dicho que no ha dado demasiada visibilidad a la música cantada en español hecha en Catalunya.

V: Sinceramente, es la petición de entrevista que más nos ha sorprendido. Pero nosotros encantados. Aunque sí: un grupo bastante trasnochado en un programa de mañana como ‘Els Matins’

T: Y debemos decir que tenemos muchos contactos en el mundo del periodismo y es normal que los conocidos se interesen por un proyecto raro como el nuestro.

V: Fuimos la nota discordante del programa.

La Barcelona de Nazario, Ocaña y demás ha sido poco recordada en los medios de comunicación y en las instituciones porque no ha interesado tenerla presente. O, por lo menos, eso se dice desde algunos altavoces alternativos como la renacida revista Ajoblanco. Sé que vosotros tenéis muchos referentes de esa Barcelona.

V: Totalmente. Yo como periodista he intentado dar visibilidad a todos estos personajes de la Barcelona de Ocaña y a otros más actuales que no pertenecen al mainstream. Pero también me sienta fatal que, por ejemplo, María Teresa Campos sea incapaz de invitar a Lluís Llach. Y eso que para mí Lluís Llach es un plasta. Nunca suena música en catalán en los medios estatales. Pasa lo mismo en las dos partes.

Ladilla Rusa

Vosotros no sois músicos.

T: No, por eso contamos con la ayuda de Ignacio Miranda, nuestro productor. Nosotros le mandamos las canciones cantadas por WhatsApp y él saca la música. Hemos acertado al cien por cien con él.

¿Sacar un disco a través de un Verkami también es político, no?

V: Más que político es que es imposible costearse un disco y es evidente que ninguna multinacional hubiese estado interesada en nuestro proyecto. Estamos con La Mundial Records, una discográfica pequeña que, como todas las de su tamaño, funciona así. Nuestro proyecto es una cosa tan particular que no tiene sentido hacerlo de otra manera. No sería nuestro rollo. Y el Verkami es una manera de involucrar más a la gente.

Vosotros tenéis muchos amigos músicos como Adrià Salas —el cantante de La Pegatina—, Alessio Arena o Elena Gadel. ¿Qué opinan de vuestro proyecto?

(Ríen los dos)

V: Adrià flipó.

T: De hecho, compartió la canción en su Facebook.

V: Nos dijo que nuestras canciones las veía muy hits, muy pegadizas. También nos ha ido dando consejos. Le hemos mandado las canciones antes de sacarlas a la luz para que nos diese su opinión.

T: Igual que lo hemos hecho con otros amigos que no son músicos.

V: Pero la opinión de Adrià era muy importante porque es un experto en sacar temazos. Y Alessio directamente yo creo que no le gusta lo nuestro, no es su estilo de música. Para qué engañarnos.

T: Le hace gracia y ya está porque somos sus amigos. Por otro lado, a mí me están contactando muchos músicos que llevan mucho tiempo luchando por hacerse un hueco en el mundo de la música y no entienden cómo nosotros hemos viralizado nuestro grupo tan rápido.

V: Porque nuestras canciones son muy chorras. Al final vende más la música en plan carca que la trabajada.

T: Yo les entiendo. Son músicos de verdad que llevan muchos años currándoselo y que no han visto recompensado su trabajo.

Lo mismo que sucede en el periodismo: tiene muchísimos más clics el culo de la Kardashian que un reportaje de investigación sobre el conflicto sirio.

T: Totalmente. Ahora mismo somos el culo de la Kardashian.

V: Nosotros somos muy melómanos y es evidente que lo que nosotros hacemos no destaca precisamente por el nivel musical, sino por el humor o el divertimiento que pueda aportar.

T: Pero a mí me parecen temazos.

V: Y a mí. Y es que hay un productor detrás. Todos los sonidos están muy pensados. La canción tiene un proceso y vamos guiando al productor, aunque confiamos mucho en su opinión.

Ladilla Rusa

En Facebook dijisteis que alguien se había quejado de que vuestras canciones hacían apología del alcohol. Es evidente que la hacen.

V: Y puse que no éramos CatSalut.

Una nueva demostración del contenido político de vuestras canciones. Si hasta os metéis con los runners.

T: Más que con los runners, con las modas. Nos metemos con la gente que se apunta a todo lo que está de moda a pesar de que no le guste.

V: Nos metemos con la gente que se apunta al carro de una cosa que en realidad no quiere hacer.

T: No tenemos ningún problema con quien lleva toda la vida corriendo por placer.

V: Y después hay los timos que hacen algunos coach. El mejor coach es tu madre.

T: Esto de las clases motivacionales en plan secta no me va…

V: Nuestro coach es el bar.

T: Nuestro coach es la calle.  

V: Bebo’ más que una apología del alcohol es una oda a los bares y a los momentos que se dan allí.

Sinceramente: cuando hace un par de meses creasteis el grupo de Facebook de Ladilla Rusa pensaba que vuestro proyecto se trataba de una broma.

V: Yo creo que en ese momento nosotros tampoco lo sabíamos muy bien.

T: Bueno, ya teníamos el productor, así que íbamos en serio. Lo que pasa es que todo empezó con la intención de hacer una o dos canciones. Al final se acabó imponiendo el «si lo hacemos, lo hacemos bien». Víctor y yo hacía mucho tiempo que teníamos la idea de hacer algo juntos, pero no sabíamos exactamente qué. Hasta que dijimos: ¿por qué no creamos un grupo de música?

V: Todo esto sucedió entre las borracheras y las resacas.

Aunque ‘Macaulay Culkin’ hace tres años que la tenéis creada.

T: Sí, el estribillo nació hace tres veranos. Hay un video de entonces en mi Facebook que lo corrobora. Salimos por la Rambla de Santa Perpètua de Mogoda cantándola.

V: Luego tenemos compuesta una canción que está pensada a partir de una chica que iba con nosotros a clase en el instituto: Encarni. Tania y yo hacíamos latín y para aprendernos las declinaciones en vez de usar el ejemplo habitual de rosa-rosam-rosae, etcétera, usábamos el de Encarna-Encarnam-Encarnae. Pensamos que, como nos hacía gracia, se nos iba a quedar más grabado en la mente. Pero igualmente nunca se nos quedó. Así fuimos a la selectividad. Cuando escuche la canción Encarna va a flipar. En definitiva, que hemos puesto música a cosas nuevas y viejas que nos han pasado en nuestra vida.

Sobre el Autor

Sergi Escudero

Periodista freelance. Es decir, ya se entiende. Me gusta tener gastada la suela de los zapatos. Suele ser sinónimo de haber encontrado grandes historias.

Dejar una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: