Trata de personas, «la execrable suma de todas las villanías»

0

trata

M., de Nigeria, tenía 25 años y cursaba estudios en administración de empresas en su país. Unas personas le ofrecieron la oportunidad de venir a España y obtener un buen trabajo con el que poder ayudar a su familia. Tras un duro viaje de seis meses en camiones y a pie, llegó a España con un grupo de 48 personas. Cruzó en patera el estrecho en un viaje que dice no podrá olvidar nunca. Al llegar a Madrid la estaban esperando esas personas y le dijeron que su trabajo consistiría en ejercer la prostitución para pagar la deuda de 50.000 euros que había contraído por el viaje. Hasta que no la pagase, no sería libre. M. les pidió que le permitieran pagar la deuda trabajando en cualquier otra cosa pero se negaron y la mantuvieron encerrada tres meses sin ver a nadie hasta que accedió.

Es uno de los casos de trata de personas que recoge Amnistía Internacional.

Uno solo. Un ejemplo de un delito que explota a 21 millones de personas, según la Organización Internacional del Trabajo.

Hoy es 30 de julio, Día Mundial Contra la Trata de Personas, un mal que afecta a todos los países del mundo, ya sea como origen, tránsito o destino de las víctimas. Un mal que muestra que la esclavitud, lamentablemente, no ha sido erradicada.

trata

La esclavitud, tanto en su forma moderna como en la antigua, no es sólo una vergüenza, sino que es «la execrable suma de todas las villanías», como la definió el abolicionista John Wesley, y no tiene cabida en nuestro mundo, tal y como podemos leer en Naciones Unidas.

Aproximadamente un 30 por ciento de las víctimas de la trata son niños, y un 70 por ciento son mujeres y niñas. Estos son los datos publicados el Informe Mundial sobre la Trata de Personas elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.  Además, las víctimas de trata con fines de explotación sexual constituyen el 79 por ciento. Demoledor.

La trata con fines de explotación sexual afecta especialmente a mujeres y niñas, que caen en esas redes mediante engaño, coacción o violencia.

En nuestro país entran entre 40.000 y 50.000 personas cada año relacionadas con la trata de seres humanos.

Según Amnistía Internacional, «este atentado contra los derechos de las personas es un delito, tolerado, silenciado, y que se presenta como una cadena de explotaciones diversas. Un negocio detrás del cual hay toda una organización criminal al servicio del delito, que se sirve del ser humano, lo explota, utiliza, vende, degrada y destruye con el solo fin de acumular ganancias».

La organización añade que la trata de personas es un un delito que en cifras económicas, «que es como algunos miden las más sucias tragedias humanas», mueve entre siete y 12 billones de dólares anuales, según la ONU. En España, supone cinco millones de euros cada día. Es el segundo negocio clandestino del mundo en beneficios, después del tráfico de armas y por delante del tráfico de drogas.

Pero, sobre todo, es un delito que se aprovecha de la vulnerabilidad de personas agobiadas por la pobreza, la discriminación por motivos de género, las guerras, los desastres naturales, la inestabilidad política, la cultura, los problemas en el ámbito familiar, las leyes y la corrupción. Donde las personas son captadas a través del engaño, amenazas, fuerza, abuso de situaciones de vulnerabilidad y otras formas de coacción, con el fin de someterlas a explotación sexual, trabajos forzados, esclavitud, servidumbre o extracción de órganos.

Fotografía principal: Ira Gelb ©

Fuentes: Amnistía Internacional y Naciones Unidas.

Sobre el Autor

Murray Magazine

La primera regla de MurrayMag es que no hay reglas en MurrayMag.

Dejar una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: