‘She was so bad’: ellas hacen ‘pulp’

0

She was so bad

22 autoras de diferentes nacionalidades (España, Ecuador, Brasil) derriban ese estereotipo odioso de que la mujer no puede escribir sucio, no puede acabar un cuento llena de tierra y sangre, con los nudillos despellejados y con un cigarrillo en la boca, mientras frota el cañón de su revólver. El pulp parecía tradicionalmente terreno exclusivo de autores, pero hay escritoras dispuestas a demostrar lo contrario. Esta es la esencia de ‘She was so bad’, que toma su título de una canción de The Blue Embers y está editado por Aloha Editorial, el sello dirigido por la escritora Adriana Bañares. En esta compilación encontrarás un cóctel recomendado para los aficionados al pulp: acción, sexo, violencia, humor negro, drogas, gore, crímenes. Desde que se publicase en 2016 ya ha alcanzado las tres ediciones; esta última, limitada e ilustrada por Valle Camacho, incluye un diseño de cubierta renovado. La primera edición se agotó en un mes.

«Barata / Sensacionalista / Más vísceras que en una antigua casquería»: así abre el libro, con el poema de Carmen del Río Bravo, ‘Maybe I just write pulp [Quizá solo escribo barato]’. Los relatos, totalmente heterogéneos, tienen algo en común: la mayoría de ellos dejan claro que la protagonista-narradora es una mujer de armas tomar, salvo algún caso como ‘Morder el polvo’ de Noelia Olmedo Cubí, cuyo narrador es un hombre. Hay tramas de lo más variado: un suicidio en segunda persona (el relato que cierra el libro, ‘Gotán’, de Lucy Leite), un secuestro con final inesperado (‘Subasta’, de María Fernanda Ampuero) o un inocente fratricidio (‘Polaroid’, de Pilar Royo). Por encima de todos, destaca la brillante ejecución de Mika Lobo en ‘El peligro de llevar la contra’. Completan la nómina Julia González Calderón, Eva Pardos Viartola, Chus Sánchez, Sylvia Ortega, Marah Villaverde, Isabel Galán, Noelia Montalbán, Tania Panés, So Blonde, Alicia Sánchez Martínez, Isabel G. Gamero, Ana Cuaresma, Emily Roberts, Silvia Hidalgo, Lola Robles y Anabel Gabaldón Hita.

El formato narrativo rescata aquellas pequeñas historietas de ficción, trepidantes, que originalmente se vendían por unas pocas monedas y que revolucionaron la cultura popular. Romance, tramas macabras, erotismo y deseo, aventuras, historias extrañas narradas de un modo sencillo; en definitiva, literatura popular de serie B cuyas protagonistas no son damiselas en apuros, sino badasses capaces de hacer sombra al más macho… y de hacer desaparecer la prueba del delito, si se da el caso, como en ‘Esconder un cadáver’. Estamos ante una apuesta transgresora; la misma Bañares reconocía que el proyecto nacía de un cabreo. Se ha escrito largo y tendido sobre ello y no vamos a insistir aquí en la necesidad de leer a más mujeres —tenemos muchos, y muy buenos, motivos—, pero no podemos dejar de recomendar que sigáis a aquellas que hacen cosas diferentes y abren nuevos caminos.

‘She was so bad’ es, pues, la feliz invitación a descubrir esas autoras, de hoy y de siempre, que no piden que se espere de ellas dulzura y complacencia; que se niegan a quedar relegadas —casi invisibilizadas— a un segundo plano en un campo de juego en el que ellos parten la pana. Y el recordatorio de que a algunas mujeres nunca nos gustó jugar con muñecas.

Sobre el Autor

Rocío Martínez

Quiero que mi biografía la narre Samuel L. Jackson

Dejar una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: